SABIAS QUE ...

Mar, 10/18/2011 - 08:56 -- admin
mantenimiento de toldos
Para lograr el mejor mantenimiento de nuestro toldo los toldos mas recomendados son los TOLDOS COFRES que mantienen la lona protegida del polvo y la lluvia.De esta forma, nuestro toldo durará mas y estará siempre con mejor aspecto.
En caso de lluvia fuerte y/o persistente debe recogerse el toldo para evitar que se dañe. Si el toldo se ha enrollado húmedo, tan pronto como sea posible debe extenderse para que se seque.
 
Para una mayor duración, es necesario cuidar algunos aspectos:
 
Recoger el toldo en caso de lluvia, viento, nieve, etc..a menos que disponga de un sistema de recogida automatizado.
Verificar que ningún obstáculo impida las maniobras de apertura o cierre. NO FORZAR NUNCA EL TOLDO.
Es recomendable realizar una revisión periódica de los toldos .Póngase en contacto con cualquier instalador del Grupo Profesional del Toldo y solicite una revisión y puesta a punto.
 
¿Cómo eliminar el óxido de un toldo?
 
El óxido puede instalarse en el toldo con mucha facilidad, especialmente si se vive en zonas húmedas donde además llueve con frecuencia. Su limpieza puede llegar a ser una tarea complicada cuando se incrusta en zonas de difícil acceso, como entre los muelles y la lona, así que sigue con atención estos consejos sobre cómo eliminar el óxido de un toldo para que puedas hacerlo con total seguridad y que la lona vuelva a estar, y vuelva a lucir, en perfectas condiciones.
 
Debes aplicar aceites y productos lubricantes sobre los elementos metálicos que se encuentran a la intemperie. Ayudarán a repeler la humedad y la corrosión que la acción conjunta del oxígeno y el agua provocan.
Normalmente los fabricantes de estructuras metálicas las tratan de manera que puedan reducir o prevenir la aparición del óxido. Entérate antes de comprarlo, es mejor pagar un poquito más pero saber que será de mejor calidad.
Los productos para la limpieza del toldo es recomendable que sean anticorrosivos para minimizar el impacto que éstos tendrán sobre ellos.
Si el óxido ya ha aparecido, para eliminarlo a fondo debes lijarlo y limpiar la superficie con un paño empapado en vinagre. Asegúrate de que esto lo realizas en una superficie segura para evitar caídas, sobre todo si lo tienes en una terraza abierta.
Si no puedes retirar el óxido con una lija puedes hacerlo con un cepillo, ya sea manual o de esos que pueden acoplarse a un taladro.
Cuando retires el óxido por completo conviene aplicar sobre la superficie metálica un aceite de vaselina de vez en cuando para evitar que vuelva a aparecer.
Si hay alguna zona en la que no se puede retirar el óxido es una buena opción pintar esa zona directamente con productos anticorrosivos, ya que éstos pueden aplicarse sin necesidad de que lo retires y evitan también que vuelva a aparecer.